viernes, 30 de agosto de 2013

Por qué la mantequilla ya no se pone rancia



"Probablemente habrás visto en algún capítulo de la serie House cómo el insoportable doctor envía a sus ayudantes al domicilio de uno de sus pacientes, para intentar localizar allí el veneno químico que ha podido provocar su rara enfermedad. Pues bien, la noticia inquietante es que esas dolencias en realidad no son tan raras. Hace unas semanas, mientras firmaba en Sant Jordi en Barcelona, se me acercaron dos chicas con una mascarilla sanitaria cubriéndoles nariz y boca. Impresionaban bastante, porque además estaban delgadas y no tenían un aspecto muy saludable. Venían buscando ayuda para su lucha, que es la reivindicación de la importancia de unas enfermedades a las que la sociedad hace muy poco caso: los trastornos de sensibilización central, que son la fibromialgia (FM), el síndrome de fatiga crónica (SFC), la sensibilidad química múltiple (SQM) y la electrohipersensibilidad (EHS). Son achaques complejos, con un centenar de síntomas diversos que pueden darse a la vez o sólo unos cuantos, con mayor o menor intensidad, pero que en ocasiones llegan a ser totalmente inhabilitantes. Cefaleas, agudos dolores articulares, broncoespasmos, dificultades para respirar, arritmias, alteraciones en el hígado, problemas gastrointestinales, fatiga insuperable, visión borrosa... Esto es solo un pequeño aperitivo de los problemas que estos enfermos padecen.


Y lo más terrible es que, durante muchos años, han sido considerados unos quejicas, unos neuróticos, unos hipocondriacos, gente, en fin, que no tenía nada, aparte de una cabeza alborotada y delirante. Suele suceder que, cuando los médicos desconocen el mal al que se enfrentan, los enfermos terminen siendo culpabilizados por sus síntomas, como si sus padecimientos fueran responsabilidad suya. Y desde luego, muchos de esos pacientes han terminado desquiciados, porque debe de ser enloquecedor sentir, primero, que tu cuerpo se declara en rebeldía; que de repente, sin saber por qué y sin que ningún doctor parezca entenderlo, todo empieza a dejar de funcionar; y que, y esto es lo peor, nadie te toma en serio a pesar de estar sumido en ese tormento físico. Estos enfermos llevan décadas intentando que la Seguridad Social reconozca su estado y que, en las situaciones inhabilitantes, se les conceda la incapacidad. Es un combate más que han de librar todos los días. Un muro de incomprensión y desconfianza contra el que estamparse.



Por lo menos, y después de mucho batallar, la fibromialgia y la fatiga crónica ya han sido reconocidas como enfermedades en la clasificación internacional de la OMS, y poco a poco la clase médica y la sociedad van comprendiendo que, en efecto, son terribles dolencias reales y no invenciones de espíritus histéricos. Pero la sensibilidad química y la electrohipersensibilidad todavía son consideradas como meros trastornos, con todo lo que ello conlleva de falta de ayuda médica y social. Esta lentitud en reconocer las dolencias no es nueva; ya ha sucedido con anterioridad con otras enfermedades, como el lupus o la esclerosis, que hoy nadie pone en cuestionamiento, pero cuyos síntomas tampoco se entendieron en otros tiempos.

Piensan además estos enfermos, y no debe de faltarles la razón, que en la sociedad hay fuerzas poderosas que intentan minimizar sus reclamaciones, y con ello se refieren a las grandes compañías químicas. Porque este tipo de enfermedades, de incidencia claramente creciente, se deben a nuestra forma de vida; a la contaminación ambiental, a la exposición cotidiana a productos químicos, que se multiplica día tras día. Recuerdo que hace 25 años, en Estados Unidos, me asombraba ver que allí la mantequilla no se ponía nunca rancia, cosa que consideraba aberrante, porque estaba acostumbrada a que la mantequilla se enranciara naturalmente al contacto con el aire. Bien, eso hoy ya lo hemos perdido: la mantequilla española ya no se pone rancia. Al coste, desde luego, de ingerir quién sabe qué cantidad de conservantes.

Es un detalle minúsculo, pero revelador. Vivimos vidas cada día más artificiales y los productos tóxicos nos rodean por todas partes. Algunos expertos sostienen que la incidencia de estas dolencias de sensibilización central está entre el 1 y el 5 por mil. Y es de temer que las cifras no hagan sino aumentar. Son enfermedades que, en sus casos más graves, te anulan, te invalidan, te encierran en tu casa de por vida. Digamos que son enfermos cómodos para el sistema, porque son invisibles. Y sin embargo, pese al coste que tiene para ellos echarse a la calle a protestar, lo están haciendo. Con su dolor, su agotamiento, su asfixia y sus mascarillas a cuestas. Quizá los hayas visto: el pasado 7 de mayo hicieron una concentración de protesta en Madrid. No los olvides."

Rosa Montero ( Via: El Pais)
Imagenes: Herbert List y Paul McDoonough

The one must multiply if the multitude is to unify




--------------  Daniel Higgs

jueves, 29 de agosto de 2013

su sola vocación es un peligro



Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores
blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz,
te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz,
voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago
y cintas que dormían en la lluvia.
No quiero que tengas una forma, que seas
precisamente lo que viene detrás de tu mano,
porque el agua, considera el agua, y los leones
cuando se disuelven en el azúcar de la fábula,
y los gestos, esa arquitectura de la nada,
encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.
Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo,
pronto a borrarte, así no eres, ni tampoco
con ese pelo lacio, esa sonrisa.
Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino
es también la luna y el espejo,
busco esa línea que hace temblar a un hombre
en una galería de museo.
Además te quiero, y hace tiempo y frío.

Julio Cortazar

Imagen: Masereel

lunes, 26 de agosto de 2013

relampaguea el rayo


Bretón tomó la idea de la metáfora ascendente y de metáfora descendente de un poeta japonés, Basho. No sé si tu conoces la anécdota. Un discípulo de Basho, Kikaku, un día llegua ante su maestro y le muestra un haikú. El haikú decía más o menos:

Una libélula:
le arrancamos las alas:
un pimiento.

Basho se sonrió, como tu acabas de sonreírte, y dijo: Está bien, es una transmutación graciosa pero la poesía no es eso. La verdadera poesía es esto:

Un pimiento,
le pinto dos alas:
una libélula.

Octavio Paz. Conversaciones con Julian Rios.

Imagen: Teconleche

If you´re not outraged, you´re not paying attention


La humanidad se ha convertido en un espectáculo en sí misma. su autoalienación ha alcanzado un grado tal que permite vivir su propia destrucción como un goce estético.
Walter Benjamin

Imagen:Julien Pacaud

viernes, 23 de agosto de 2013

escucha vigilante



¿ Qué es lo más laborioso? lo que parece fácil: poder ver con los ojos lo que a la vista tienes.
Goethe


Imagen: yoyoyogasmana

jueves, 22 de agosto de 2013

LANGOSTAS



En un mundo donde todo se desmorona
forma, sustancia y fuerza se pierden
palabras violentas
acechan la tierra
almas artificiales
fingen vivir al límite
cual plaga feroz
que arrasa los campos.
¿Existe en verdad una razón?
Vaciad vuestros áticos repletos
desechad antiguos amores y
ángeles por venir
cubrid todo con un manto negro
cerrad las ventanas
atad los electrodomésticos
las mascotas
y dejadlo todo
cerrad la puerta
y marchaos.


Imagen y poesía
: Lee Ranaldo

Es difícil hacer que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda.


"La esclavitud es aquella forma de explotación que el amo siempre se esfuerza por alcanzar"
Dockes

La cita del título es de: Upton Sinclair

Escultura: Miguel Ángel "Prisión" " Esclavo que se despierta"

miércoles, 21 de agosto de 2013

yo soy otro

 La subjetividad es radical: el mundo cambia, pues lo que cambia es mi visión del mundo.

martes, 20 de agosto de 2013

de redondo alegre




 HAPPY NEW YEAR

Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Asì la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

cortazar

lunes, 19 de agosto de 2013

Antepupila




El centro es un lugar desierto. El centro es un espejo donde busco mi rostro sin poder encontrarlo. ¿Para eso has venido hasta aquí? ¿Con quién era la cita? El centro es como un círculo, como un tiovivo de pintados caballos. Entre las crines verdes y amarillas, el viento hace volar tu infancia. -Detenla, dices. Nadie puede escucharte. Músicas y banderas. El centro se ha borrado. Estaba aquí, en donde tú estuviste. Veloz el dardo hace blanco en su centro. Queda la vibración. ¿La sientes todavía?

Valente, José Ángel
Imagen: Hing-Fook Kan

viernes, 16 de agosto de 2013

Mirad las esculturas hasta que las veáis


                   Brancusi

Una pantalla al exterior




“En todas las casas, incluso en las regiones muy pobres, hay un televisor, no en todas una computadora pero sí un televisor. De modo que el centro de la casa es al mismo tiempo el lugar de la relación con el exterior, es como si el individuo quedara descentrado en la relación consigo mismo. Existe a través de las imágenes y establece relaciones de tipo ilusorio con el resto del mundo. La ficción que presenta la televisión tiene un aspecto ambiguo y, en cierta forma, nuestra realidad no es más que este tipo de ficción.”
Marc Augé

“Beldurra da, Besterik ez. Ez-lekuak.
.(Se trata del miedo. Los no lugares)"
LISABÖ – Martxel Mariskal

La poesía de la Realidad


"Lo excepcional vive en lo cotidiano. Si estás habitando un espacio durante un año y pico, es imposible que no encuentres sorpresas, como esa nevada que cayó sobre Barcelona... La realidad nunca te decepciona". José Luis Guerín ( sobre el rodaje de En construcción).

jueves, 15 de agosto de 2013

Ráfaga japonesa



Wataksi
Ráfaga japonesa
_____________ te quiero
___________________ porque llevas
______________________________la toalla
______________________________al toallero
______________________________ y el cuchillo
________________al corazón del enemigo


pedro casariego cordoba

Imagen: anke feuchtenberg

Respirar es arder



El que ama arde,
y el que arde vuela
a la velocidad de la luz

Val de Omar
tientos de erótica celeste

En los tejados, hasta donde alcanza la vista


"Desde hace dos años, en todas las ciudades a las que voy, ando visitando tejados, espacios privados a los que no se accede normalmente. Lugares privilegiados para ver la ciudad – como lugar físico. Plantea muchas preguntas sobre la historia de la arquitectura moderna, pero también sobre el uso que pueden hacer los ciudadanos del espacio público." [...]

" Este espacio,vaciado de su función social, llegó a ser un lugar invisible al que no puede uno acceder, excepto por razones técnicas."[...]

"Es un espacio cercano a lo que Foucault señalaba como las heterotopias, espacios otros, lugares donde, a pesar de todo, sigue habiendo una posibilidad de acción,una posibilidad de utopía localizada hoy."[...]

"La idea del proyecto era crear una fiesta a nivel mundial, en todas las ciudades, que la gente suba a los tejados para gritar: decir públicamente a los demás  algo que quisiéramos comunicar "

 "AC: Es interesante porque Paul Virilio dice que “actualmente estamos viviendo la muerte de la calle, el fin del contacto con el suelo, con la acera ”, lo que vuelve a decir que el poder está logrando su objetivo incitando a todos a quedarnos solos en casa.
  JC: y añadiría, de aislar a la gente en células-celdas individuales."

Jordi Colomer, entrevista con Andrea Cinel
.

miércoles, 14 de agosto de 2013

"Sabías que lo verdadero está en lo simple"




O R D U A N

Arratsero urreztatzen zen ibaiaren
ertzetatik ibiltzen nindunan orduan,
ni jaio aurretik hila hintzela pentsatuz,
edo nire heriotzeko uda berberan sortuko
hinduala lurrak laranja urez elikaturiko
sagarrondoaren mihura bezala.
Espaloi orotan bilatzen ninan
hire soineko gorri eta urdina.

Gero, zakarrontzietako hondakinen
balioaz eztabaidatu gintunan,
eta bidaia luzeren probetxuari buruz;
Eta udazken hartan, izen ugariko emakumea bihurtu
hintzenean,
Casiopea eta Pollux, edo Isis and Pandora,
eta Bereniceren ilea, elemental Mister Watson;

Astelehen edo astearte batetan, gogoa higan nuela,
Nire seksoan aurkitzen dun, qué barbaridad,
Bagdad idatzi ninan gauez.
Nire zerebroan hazten ditun Canadako basoak;
Baina hi heu basorik arbatsuena.

Orain, hire maitale traketsa naun, maitatzen haunat,
etcetera, negu bezperetan etcetera etcetera.

(Hitzak: Bernardo Atxaga // Musika: Mikel Laboa)



Por aquel entonces
yo paseaba por las orillas de un río
que se doraba cada dos o tres atardeceres,
y pensaba que quizá ya hubieras muerto,
que quizá fueras a nacer más tarde,
el mismo verano de mi muerte,
como un árbol alimentado con zumo
de nubes color naranja.
Por todas partes buscaba tu vestido
azul y rojo.

Algo después,
una noche discutimos
acerca del valor de las basuras
y sobre lo provechoso de los viajes largos.
Y aquel mismo otoño
te convertiste en la mujer de los muchos nombres;
eras Casiopea, y Polux,
e Isis y Pandora,
y tu pelo no era otro,
adivina adivinanza,
que el de Berenice
(elemental, Mr. Watson).

Y hubo un día,
quizás un lunes o un martes,
en que te escribí
aquello de que en mi sexo se encuentra,
¡qué barbaridad!,
Bagdag.

En mi cerebro crecen los bosques
de Canadá,
pero tú eres el bosque más frondoso.

Ahora soy tu torpe amante.
Te quiero, etcétera,
como ante las puertas
del invierno, etcétera etcétera.

Mikel Laboa
Letra : Bernardo Atxaga

las treinta y cinco palabras



decirlo todo en sueños

Imagen: Henri Cartier Bresson

martes, 13 de agosto de 2013

the sweet distant drone of your voice on the phone


 
música lenta

Para que tú entres,
a veces de tristeza, el corazón se me abre.

Como una puerta tímida,
para que tú entres, el corazón se me abre.

Pero tú no vienes,
no vuelas más sobre los campos.

En vano mi corazón
a la ventana de su dolor se asoma.
Pasas de largo,
como si el viento
soplase sólo para allá.

Pasa la mañana y no viene la tarde.
Y el corazón se me cierra,
como una mano sin nadie, el corazón se me cierra.

Manuel Scorza


Video:
The Felice Brothers - Her Eyes Dart Round

apagaz la luz y enciendez la ozcuridad. apagaz la ozcuridad y enciendez la luz. Absolutamente magabillozo


____________________________________________________Krazy cat

colmar una potencia



«La tristeza no vuelve inteligente. En la tristeza estamos perdidos. Por eso los poderes tienen necesidad de que los sujetos sean tristes. La angustia nunca ha sido un juego de cultura, de inteligencia o de vivacidad. Cuando usted tiene un afecto triste, es que un cuerpo actúa sobre el suyo, un alma actúa sobre la suya en condiciones tales y bajo una relación que no conviene con la suya. Desde entonces nada en la tristeza puede inducirlo a formar la noción común, es decir, la idea de algo común entre dos cuerpos y dos almas.» Gilles Deleuze
Imagen:
Mission District, San Francisco, 1949.

lunes, 12 de agosto de 2013

se aposta en una esquina del pasillo y araña



la valentía de un  cobarde es mayor que la de todos los demás
Vic Chesnutt


Hanami



----------------------------------------Cerezos------------------------------



Desde tiempos muy remotos en Japón la floración de los cerezos se celebra como un gran acontecimiento espiritual. Es la fiesta del hanami. Llegado el momento los medios de comunicación la incluyen en el parte meteorológico como un fenómeno más de la naturaleza y la señalan por regiones con un puntero sobre el mapa. Oleadas de gente se concentran en el campo y en los parques para comer, bailar y amarse bajo estas flores efímeras cuya belleza y brevedad constituye el símbolo de los días más felices de una vida. Hasta hace poco en nuestro país los cerezos florecían a su aire al llegar la primavera. Algunos valles se cubrían de flores rosas y blancas, que sustituían a la nieve cuando empezaba el deshielo y éste era un suceso casi secreto, que sólo conocían los campesinos del lugar y degustaban las abejas. De un tiempo a esta parte, la floración de los cerezos se ha convertido también aquí en objeto de degustación colectiva. Dentro de unos días en las carreteras del valle del Jerte se va a producir un gran atasco de coches. El conductor despistado podrá pensar que se debe a un grave accidente que ha sucedido varios kilómetros más adelante, pero llegado al punto crucial no verá ambulancias, ni automóviles aplastados ni cadáveres en la cuneta tapados con plásticos, sino un millón de cerezos que han florecido de forma explosiva y simultánea. Hasta hace poco éste era un espectáculo sólo para iniciados en la espiritualidad oriental, la cual establece que para sanar no existe mejor milagro que el de la primavera. Sorprenderse vivo en medio de este esplendor en la soledad del valle, es lo más parecido a la inmortalidad. Pero hoy esa experiencia ya es turística. Ir a ver flores es una nueva meta de peregrinación. Este año, en medio de Semana Santa, florecerán los cerezos en los valles propicios y habrá que elegir entre presenciar el paso de vírgenes llorosas y cristos llagados de las procesiones o extasiarse ante este prodigio de la naturaleza. La primavera es también una línea de resistencia moral en el combate contra la iniquidad. El hecho de que un formidable atasco en la carretera se deba, no a la muerte, sino al breve milagro de los cerezos en flor, por un momento puede purificar a la sociedad de algunas de sus miserias.

Manuel Vicent

LOS NUEVE MONSTRUOS

   


Y, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.
Jamás, hombres humanos,
hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tanto cariño doloroso,
jamás tanta cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tanta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.
Crece la desdicha, hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
con la res de Rosseau, con nuestras barbas;
crece el mal por razones que ignoramos
y es una inundación con propios líquidos,
con propio barro y propia nube sólida!
Invierte el sufrimiento posiciones, da función
en que el humor acuoso es vertical
al pavimento,
el ojo es visto y esta oreja oída,
y esta oreja da nueve campanadas a la hora
del rayo, y nueve carcajadas
a la hora del trigo, y nueve sones hembras
a la hora del llanto, y nueve cánticos
a la hora del hambre y nueve truenos
y nueve látigos, menos un grito.
El dolor nos agarra, hermanos hombres,
por detrás, de perfil,
y nos aloca en los cinemas,
nos clava en los gramófonos,
nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
a nuestros boletos, a nuestras cartas;
y es muy grave sufrir, puede uno orar...
Pues de resultas
del dolor, hay algunos
que nacen, otros crecen, otros mueren,
y otros que nacen y no mueren, otros
que sin haber nacido, mueren, y otros
que no nacen ni mueren (son los más).
Y también de resultas
del sufrimiento, estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
al vino, un ecce-homo,
tan pálida a la nieve, al sol tan ardido!
¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!
Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?
¡Ah! desgraciadamente, hombre humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

César Vallejo

Imagen: Los amantes del Pont- Neuf

domingo, 11 de agosto de 2013

AL COMPRAR ESTE COCHE TE REGALAMOS LAS CADENAS




" La clave de la prosperidad económica se basa en la creación organizada de un sentimiento de insatisfacción."
Charles Kettering, presidente de General Motors

Away with all cars en PDF

Kool Thing



Toronto
Esta noche me arrancaron la cadena del cuello
cuando me incliné hacia el público mientras tocábamos Kool Thing.
También me quitaron el reloj,
me rompieron los pantalones nuevos,
mientras daban vueltas a un ritmo estroboscópico
para alcanzar un estado olvidado hace tiempo.
Trataban de liberar algo indescriptible,
algo inconmensurable, durante un rato.
Me obligaban a saltar,
poniendo ascuas bajo mis pies,
conteniendo la respiración,
incitándome,
haciéndome pagar por lo que no pueden hacer por sí mismos,
con la esperanza de que yo colmara el vacío
que sienten en sus cabezas
pequeñas y puntiagudas.
Intentaban llegar al éxtasis en la sala,
estatuas aladas que observaban,
que a gritos pedían más, siempre más, hasta que finalmente
finalmente–
la energía se liberó, pasó a mi cuerpo
y me mantuvo en vela toda la noche con visiones delirantes e inagotables.
Ellos pudieron acabar el día
saciados
y desfilaron hacia el frío,
algunos con su amante,
pero la mayoría
no eran más que unos críos
que al fin iban a poder dormir.


Poesía
e imagen :
Lee Ranaldo

sábado, 10 de agosto de 2013

It Came from Outer Space


Pulir en Fulgencio Pimentel

Entrevista a Nacho Garcia

----- Discurso en la oficina de objetos perdidos ----


" Perdí unas pocas diosas camino del sur al norte,
también muchos dioses camino de este a oeste.
Un par de estrellas se apagaron para siempre, ábrete, oh cielo.
Una isla, otra se me perdió en el mar.
Ni siquiera sé dónde dejé mis garras,
quién anda con mi piel,
quién habita mi caparazón. Mis parientes se extinguieron cuando repté a tierra,
y sólo algún pequeño hueso dentro de mí celebra el aniversario.
He saltado fuera de mi piel, desparramado vértebras y piernas,
dejado mis sentidos muchas, muchas veces.
Hace tiempo que he guiñado mi tercer ojo a eso,
chasqueado mis aletas, encogido mis ramas.
Está perdido, se ha ido, está esparcido a los cuatro vientos.
Me sorprendo de cuán poco queda de mí:
un ser individual, por el momento del género humano,
que ayer simplemente perdió un paraguas en un tranvía. "

Wislawa Szymborska

El párroco y su sotana



mirándose a los ojos
reirán como las montañas

Benjamin Péret

Imagen: Yue Minjun

viernes, 9 de agosto de 2013

ser es estar relacionado



El secreto de la soledad es que no existe la soledad

Imagen: davidope

Otro poema



_______________solitarios como mundos
______________mis terrores y tus ciclos.
_____________Schneider
____________quiero invadirte
___________quiero invadir
__________ tus eclipses de luna
_________y los tatuajes de tu nuca
________ tu belleza
_______ y tus transparencias
______ quiero invadirte
_____con la menor de las furias
____ con la mayor de las vidas


Pedro Casariego Córdoba

Imagen: Blutch

jueves, 8 de agosto de 2013

" Nó cortéis lo que podáis desanudar "


Joseph Joubert

Los creyentes




los creyentes

los creyentes creen
creen en
los policías
el poder de las radios
los coches nuevos
las hipotecas
la escritura
la pintura
(sé que a veces algo
ocurre)
los creyentes creen en
dios -o en la ausencia de él

mi padre cree en
la familia real
y en abrillantar las almas de sus
zapatos

los creyentes creen
creen en los dientes rectos y
limpios
creen en
las mujeres
y
el dinero
y en las alfombras a medida

los creyentes creen
creen en
los trabajos de día la seguridad
y los ratones de chocolate

creo
creo en la
completa ausencia de todo

Billy Childish

( Traduccion de Carlos Barona)

Fácil es adivinar a los asesinos

 

"Ser un marginado social no es motivo para sentir miedo o tristeza. Si no hay comunidad posible entre los hombres y usted, procure estar cerca de las cosas que no le abandonarán. Quedan las noches y los vientos que pasan por los árboles y por tantos países. Las cosas y los animales, todo ello y entre ello, es un acontecer en el que usted puede tomar parte. y los niños siguen igual que fue usted de niño, tan tristes y tan felices". Rilke a Franz Xaver Kappus.



Mínimas



Niégate a tí mismo.

En el campo de batalla yace la historia.

Duerme el niño en su cuna, sin esperanza ninguna.

Mirar cualquier día como si el último, pero con la condición de verlo también como el primero.

Isabel Escudero

miércoles, 7 de agosto de 2013

PARIS BLUES



Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Instrucciones para dar cuerda al reloj

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.
¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

Julio Cortázar